-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

viernes, 22 de abril de 2016

Semana 16 de 52: En este minuto.






Este minuto, que acabará en unos pocos segundos, quedará grabado en una fotografía ante la que sonreímos tratando de mostrarnos felices de cara al futuro. Sin embargo cuando nos veamos recordaremos lo que sentíamos, pensábamos, queríamos, temíamos  en aquel concreto minuto.

Pero la vida nos va cambiando, somos como una escultura a la que el escultor (el tiempo), no cesa de darles golpes de cincel y cuando veamos este minuto en la fotografía seguramente no seremos los mismos y valoraremos, tal vez con añoranza, tal vez con alivio, que esas expectativas se hayan cumplido o no.


Y ¿por qué la fotografía de la cabecera? Porque representa un minuto, tal vez menos tiempo, en que creo que lo que he dicho no ocurrirá. Refleja, sencillamente, como la naturaleza de una flor se impone a una construcción que aloja el artificioso poder creado por los humanos.

6 comentarios:

Sindel Avefénix dijo...

Cuánta verdad hay en tus palabras, minutos que pasan sin darnos cuenta, pero este en el que estuve contemplando esa simpática flor, no me pasó inadvertido. La naturaleza es maravillosa, no necesita inventar cosas como nosotros.
Un abrazo enorme.

María Perlada dijo...

Un minuto grabado en un lienzo y también en un instante de la cámara de la mente.

Un beso.

emejota dijo...

Un minuto, incluso un segundo, si arrastra la carga de otros muchos anteriores, puede resultar definitivo, tanto como para marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Ester dijo...

Los minutos, incluso las horas son espacios efímeros, donde estuvimos y fuimos, ya nada es igual pero puede ser parecido y esperanzadoramente mejor. Un abrazo

Marta Nidia Ioele dijo...

De todos los minutos que vivimos, siempre hay uno que nos detiene un instante,porque en todo el camino de nuestra vida siempre hay un detalle que lo es.excelente reflexión un placer leerte.
Un saludo y feliz fin de semana.
Marta

Yessy kan dijo...

Un minuto muy íntimo, Juan Carlos. Tienes toda la razón, debemos mostrarnos alegres y postreros aunque la vida nos golpee con sus duras circunstancias.
Beso